Productos

Gazpacho

El Gazpacho Andaluz es una sopa fría que hunde sus raíces en el “sopeao” de los antiguos campesinos andaluces. Las condiciones de trabajo eran tan extremas que encontraron en este producto la mejor forma de hidratarse, refrescarse y nutrirse. Hoy día es recomendado por la inmensa mayoría de los especialistas de nutrición y dietética. Se puede encontrar asimismo en la carta de los mejores restaurantes del mundo, si bien suele tener poco que ver con el auténtico Gazpacho Andaluz.

En nuestro caso partimos de una receta cuya principal característica es que no prevalece el sabor de ningún ingrediente. Esto hace que resulte agradable a todos los paladares. Además se le puede añadir la llamada Guarnición, que está formada por los propios ingredientes cortados a taquitos, para que cada comensal refuerce su sabor favorito.

Los ingredientes del gazpacho son los siguientes: aceite de oliva y aceite de girasol, tomate y pan; que lo hacen altamente Alimenticio; pepino, ajo fresco, tomate y vinagre de vino; que lo convierten en muy Refrescante; y agua y sales minerales; que le aportan su carácter Isotónico.

Estas cualidades confieren al Gazpacho una versatilidad impensable en otros alimentos, de tal modo que se puede tomar bebido como refresco, con cuchara como sopa fría, e incluso ensalada o postre si le añadimos una guarnición de frutas.    

Se presenta en 4 formatos: 0.37 Litros, 0.50 Litros, 1 Litro y 5 Litros.

Imagen de pepino junto a tomate

Salmorejo

 

El Salmorejo es una de las mejores y más finas sopas frías del mundo. De origen cordobés, hay quien piensa que ya existía en tiempos del Imperio Romano, aunque lógicamente sin el ingrediente clave del tomate. El salmorejo, a pesar de no tener la proyección internacional del gazpacho, se ha convertido en el alimento de moda entre los amantes de la buena cocina. Tiene un alto poder nutritivo y resulta muy saludable para el organismo.

Foto de una pila de tomates

Es elaborado con tomates y ajos frescos, pan, aceite de oliva, aceite de girasol, vinagre de vino, agua y sal. Es muy parecido al gazpacho, aunque tiene una textura más densa y no tiene ni pimiento ni pepino.

Se puede tomar como sopa fría y también forma parte de otros platos. Entre sus posibilidades está la de ser untado con jamón serrano, ser empleado como lecho en platos de bacalao o incluso ser tomado como sorbete. Las guarniciones más habituales son los taquitos de jamón y el huevo cocido. 

 

Se presenta en 4 formatos: 0.37 Litros, 0.50 Litros, 1 Litro y 5 Litros.